Autoestima – La importancia de quererse a uno mismo

La autoestima es la valoración, generalmente positiva, de uno mismo.

Así lo define el diccionario de la Real Academia Española. En definitiva, la autoestima es lo que pensamos de nosotros mismos, la imagen que hemos creado acerca de lo que somos a lo largo de nuestra vida.

autoestima (1)Esta imagen puede estar distorsionada e influirnos de forma negativa cuando tenemos una mala percepción de nosotros mismos, cuando no tenemos “amor propio”. A esto se le llama tener baja la autoestima o una autoestima baja.

Tener la autoestima baja es malo, muy malo. Sin ahondar en todos los trastornos que esto puede provocar y/o agravar, uno difícilmente va a ser feliz si no está contento con lo que hace, si se crítica constantemente, si nunca es suficiente,… vamos,  si no se quiere a sí mismo.

“Quiérete como si tu vida dependiera de ello”

Love yourself like your life depends on it es el título de un libro de Kamal Ravikant acera de la autoestima. Puede parecer exagerado o pretencioso, pero en absoluto lo es. Tu vida depende de ello. Que tu existencia sea dichosa o miserable depende en gran parte de ello.

¿Te suena la frase “si tu no te quieres, nadie lo hará”? Empezando por el tema de las relaciones personales, la autoestima juega aquí un papel fundamental. Es complicado querer estar con una persona que ni ella misma, que se conoce mejor que nadie, le gusta como es. Es como tener un cartel en la frente que dice “huye, aquí no encontrarás nada bueno”, aunque luego puede ser que esa persona con baja autoestima sea maravillosa y tenga muchas virtudes, cuidado. Pero esta baja autoestima, aún no correspondiéndose con la “realidad”, sigue interfiriendo en muchos aspectos: la seguridad, la confianza, la vitalidad, etc.

baja autoestimaEsto en el tema del “amor”, pero en general, en cualquier tipo de relación (amistad, familia, trabajo) la autoestima envía mensajes inconscientemente, como confianza o inseguridad, que afectan inherentemente a las relaciones. Si tienes que “venderte” de la mejor posible en una entrevista de trabajo, una baja autoestima, evidentemente, no te ayudará.

Y ya no solo son los mensajes inconscientes que puedas enviar, sino que las propias decisiones que tomas y cómo actúas depende de tu autoestima. El pesimismo, el exceso de culpabilidad, la falta de ganas o vitalidad, el bajo rendimiento o la tendencia a la autodestrucción son algunos ejemplos de comportamientos y trastornos que una baja autoestima puede provocar.

Todo el mundo merece ser respetado y estimado por el mero hecho de vivir (Bonet, 1997), pero inconscientemente nos atrae o nos produce rechazo ciertos comportamientos, actitudes, etc., en cualquier ámbito de la vida. La autoestima por tanto influye en muchos aspectos.

Pero al final, más allá de lo que pueda afectar a las relaciones interpersonales, lo más importante es lo que afecta la autoestima a uno mismo. Puede llevar a depresiones o comportamientos citados anteriormente, y también muy importante,  si no tenemos una sana autoestima no sabremos con certeza cuales son nuestras virtudes y nuestros defectos reales, pues tendremos una imagen distorsionada de nosotros mismos. La aceptación de nuestras flaquezas es necesaria para mejorar como persona, y también es conveniente conocer nuestras virtudes y facultades para aprovecharlas y tomar mejores decisiones en la vida. Al fin y al cabo, para ser feliz.

Indicios de baja autoestima

La persona con autoestima deficiente suele manifestar algunos de los siguientes síntomas:

  • Autocrítica rigorista, tendente a crear un estado habitual de insatisfacción consigo misma.
  • Hipersensibilidad a la crítica, que la hace sentirse fácilmente atacada y a experimentar resentimientos pertinaces contra sus críticos.
  • Indecisión crónica, no tanto por falta de información, sino por miedo exagerado a equivocarse.
  • Deseo excesivo de complacer: no se atreve a decir «no», por temor a desagradar y perder la benevolencia del peticionario.
  • Perfeccionismo, o autoexigencia de hacer «perfectamente», sin un solo fallo, casi todo cuanto intenta; lo cual puede llevarla a sentirse muy mal cuando las cosas no salen con la perfección exigida.
  • Culpabilidad neurótica: se condena por conductas que no siempre son objetivamente malas, exagera la magnitud de sus errores y delitos y/o los lamenta indefinidamente, sin llegar a perdonarse por completo
  • Hostilidad flotante, irritabilidad a flor de piel, siempre a punto de estallar aun por cosas de poca importancia; propia del supercrítico a quien todo le sienta mal, todo le disgusta, todo le decepciona, nada le satisface.
  • Tendencias defensivas, un negativo generalizado (todo lo ve negro: su vida, su futuro y, sobre todo, su sí mismo) y una inapetencia generalizada del gozo de vivir y de la vida misma.

Autoestima no es narcisismo

Conviene no confundir la autoestima con el narcisismo. Las dos tienen en común el quererse a uno mismo, pero el narciso realmente padece de una baja autoestima y lo que busca es la creación de una imagen superficial y la admiración de los demás, para dejar de sentirse culpable por sus defectos, que intenta ocultar y en absoluto los acepta.

[fusion_builder_container hundred_percent=”yes” overflow=”visible”][fusion_builder_row][fusion_builder_column type=”1_1″ background_position=”left top” background_color=”” border_size=”” border_color=”” border_style=”solid” spacing=”yes” background_image=”” background_repeat=”no-repeat” padding=”” margin_top=”0px” margin_bottom=”0px” class=”” id=”” animation_type=”” animation_speed=”0.3″ animation_direction=”left” hide_on_mobile=”no” center_content=”no” min_height=”none”]

Narciso, según la mitología griega, se ahogó al buscar su reflejo en el agua
Narciso, según la mitología griega, se ahogó al buscar su reflejo en el agua

Problemas de baja autoestima

Algunos de los trastornos que puede ocasionar una baja autoestima son las siguientes:

Trastornos psicológicos:

  • Ideas de suicidio.
  • Falta de apetito.
  • Pesadumbre.
  • Poco placer en las actividades.
  • Pérdida de la visión de un futuro.
  • Estado de ánimo triste, ansioso o vacío persistente.
  • Desesperanza y pesimismo.
  • Sentimientos de culpa, inutilidad y desamparo.
  • Dificultad para concentrarse, recordar y tomar decisiones.
  • Trastornos en el sueño.
  • Inquietud, irritabilidad.
  • Dolores de cabeza.
  • Trastornos digestivos y náuseas.

Trastornos afectivos:

  • Dificultad para tomar decisiones.
  • Enfoque vital derrotista.
  • Miedo.
  • Ansiedad.
  • Irritabilidad.

Trastornos intelectuales:

  • Mala captación de estímulos.
  • Mala fijación de los hechos de la vida cotidiana.
  • Dificultad de comunicación.
  • Autodevaluación.
  • Incapacidad de enfrentamiento.
  • Ideas o recuerdos repetitivos molestos.

Trastornos de conducta:

  • Descuido de las obligaciones y el aseo personal.
  • Mal rendimiento en las labores.
  • Tendencia a utilizar sustancias nocivas.

Trastornos somáticos:

  • Insomnio.
  • Inquietud en el sueño.
  • Anorexia.
  • Bulimia.
  • Vómitos.
  • Tensión en músculos de la nuca.
  • Enfermedades del estómago.
  • Alteraciones en la frecuencia del ritmo cardíaco.
  • Mareos.
  • Náuseas.

Test de autoestima: La escala de Rosenberg

La Escala de Autoestima de Rosenberg es probablemente el test para medir la autoestima más utilizado en el campo de la psicología, validado en más de 50 países.aceptacion

La muestra original en la que se desarrolló la escala en la década de 1960 consistió en 5.024 estudiantes de tercer y cuarto año de secundaria de 10 escuelas seleccionadas al azar en el estado de Nueva York. La escala mostró una alta fiabilidad: correlaciones test-retest en el rango de 0,82 hasta 0,88. A lo largo de los años se han realizado numerosas traducciones y validaciones en diversas poblaciones, con semejantes resultados.

El test consiste en 10 cuestiones que se puntúan con un número entre el 1 y el 4, siendo el 1 la opción que corresponde a la más baja autoestima y el 4 a la más alta. A continuación os dejo el enlace con el test y las instrucciones:

//www.cop.es/colegiados/PV00520/Escala%20Rosenberg.pdf

Os animo a realizarlo incluso si pensáis que tenéis alta la autoestima, seguro que os ayuda a conoceros un poco mejor.

Reflexión final

En este punto quiero expresar una opinión personal, una “teoría” que relaciona la autoestima con nuestro objetivo como especie.

Nosotros somos seres humanos, homo sapiens, una especie, animal al fin y al cabo. Toda especie tiene como objetivo principal la supervivencia de la especie. En el caso de los seres humanos, aunque no seamos conscientes de ello directamente, los objetivos que tenemos en la vida y las cosas que nos hacen sentir mejor, en general, van encaminadas hacia este objetivo: la perpetuación y supervivencia de la especie. Algunos ejemplos de objetivos secundarios que van encaminados hacia este fin principal son:

  • Encontrar una persona con la que formar un núcleo familiar.
  • Tener relaciones sexuales.
  • Superarnos, tanto intelectual como físicamente.
  • Tener amigos y una vida social sana.
  • Sentirnos útiles y personas de provecho, que aportan a la sociedad o sentirnos realizados.

Todas estas cosas contribuyen a aumentar la autoestima y nos hacen sentir mejor, porque, en mi opinión, conectan con ese objetivo para el cual estamos “programados”, que es asegurar la supervivencia de la especie humana:

  • Al hacer deporte y hacernos más fuertes, estamos aumentando las posibilidades de supervivencia en un entorno hostil (hace 10.000 años esto tenía más importancia que hoy en día obviamente).
  • Al tener un trabajo o una actividad que nos haga sentirnos realizados estamos contribuyendo a la continuación de la especie, pues eso te provee de un medio de vida para que puedas dar de comer a tu familia (o tu tribu).
  • Al aumentar nuestros conocimientos o aprender habilidades también aumentamos las probabilidades de supervivencia al tener más recursos y opciones frente a los problemas de la vida.
  • Al tener relaciones sexuales, directamente, estamos cumpliendo con esa función de perpetuación de la especie, y es algo que nos hace sentir bien y aumenta la autoestima.

homo sapiens

Si entendemos esto, sabremos cual es el camino para mejorar la autoestima, aunque no todo se reduce a esto. Profundizaremos en el tema de mejorar la autoestima en el siguiente artículo. Os invito a que dejéis vuestra opinión en los comentarios.

Bibliografía y referencias:

  • Bonet, J. (1994). Sé amigo de ti mismo. Santander: Editorial Sal Terrae.
  • Intelligent-systems.com.ar, (2016). Los objetivos de los seres humanos. [/fusion_builder_column][fusion_builder_column type=”1_1″ background_position=”left top” background_color=”” border_size=”” border_color=”” border_style=”solid” spacing=”yes” background_image=”” background_repeat=”no-repeat” padding=”” margin_top=”0px” margin_bottom=”0px” class=”” id=”” animation_type=”” animation_speed=”0.3″ animation_direction=”left” hide_on_mobile=”no” center_content=”no” min_height=”none”][online] Available at: //www.intelligent-systems.com.ar/objecthuSp.htm [Accessed 2 Mar. 2016].
  • Ravikant, K. (2012). Love yourself like your life depends on it. [United States]: K. Ravikant.
  • Es.wikipedia.org, (2016). Autoestima. [online] Available at: //es.wikipedia.org/wiki/Autoestima [Accessed 2 Mar. 2016].
  • Darwin, C. (n.d.). On the origin of species by means of natural selection, or the preservation of favored races in the struggle for life. Champaign, Ill.: Project Gutenberg.
  • Luna, M. and Lorenzo, J. (2015). Psicología del éxito. Barcelona: Corre la Voz.
  • J. Gill, Indispensable Self-Esteem, en Human Development, vol. 1, 1980

[/fusion_builder_column][/fusion_builder_row][/fusion_builder_container]

2 comentarios en “Autoestima – La importancia de quererse a uno mismo

  1. Me pareció muy interesante el articulo.
    Hace tiempo vengo trabajando mi autoestima con un sicologo, pero parece nunca alcanzar a repararla, no se si algún día pueda lograrlo, mejorarlo si.
    Me da muchos problemas en mis relaciones, principalmente explota en las relaciones mas intimas, las de la pareja. Pero esta en todas las relaciones.
    La enfermedad de tener una baja autoestima no solo hace mal a quien la padece, es una enfermedad egoísta que agota a quienes te rodean. Gracias por el post, voy a seguir leyendolo.

    1. Gracias Hernán. Los problemas que tienen que ver con la mente son muy difíciles de superar, pero progesar y hacer que interfieran los menos posible en nuestra vida es posible, y en el caso de la autoestima, está demostrado que realizarnos como personas (trabajo, saber, deporte…) mejorará necesariamente la imagen que tenemos de nosotros mismo, aunque este es solo un camino. Te recomiendo leer el siguiente artículo “como aumentar la autoestima”.
      Si quieres compartir con nosotros como trabajas tu autoestima con tu psicólogo sería de gran interés. Un saludo y no te rindas, todos somos personas únicas e increíbles en potencia 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *